Altamente recomendado: la danza corrige el pie plano en los niños

REDACCIÓN LINAJE PERUANO

Miércoles, 30 de mayo de 2018 / 18:30


El pie plano es un mal que gran parte de la población espera corregir; sin embargo, es recomendable identificarlo a tiempo y así hacerle frente con una de las armas más fuertes: la danza. Cuando un niño está en la etapa de crecimiento y formación, sus músculos y huesos aún pueden ser moldeados. El arte en movimiento, entonces, extirpa el dolor generado desde los primeros años y dota al infante de una buena dosis de autoestima.

Este mal tiene una complejidad de alto volumen: existen diversas deformidades y grados de incapacidad. Si no se combate oportunamente entre los 5 y 10 años de edad, la cadera puede desviarse, el equilibrio puede mermar y, en casos extremos, los tendones y ligamentos del arco pueden desgarrarse, impidiéndoles asistir a sus instituciones educativas o realizar tareas simples como saltar, correr, pararse en un pie o hacer ejercicios deportivos.


También puedes leer: ¿Conoces el protagonismo de la mujer en la cultura peruana?


A tomar en cuenta

Al principio, si los padres quieren que los niños practiquen una danza peruana como el festejo o la danza -dando un ejemplo-, deben preparar sus cuerpos evitando que carguen cosas pesadas:  el arco de sus pies se resentirá si no les han comprado zapatos ortopédicos. Otro punto a tomar en cuenta antes para esta preparación es cuidar su nutrición para que no sufran trastornos alimenticios, especialmente el de obesidad. El sobrepeso es un factor molesto al momento que se quieran mover con libertad al ritmo de la música.

El cambio de actitud se da desde el primer reconocimiento del entorno que sus pies pisan. Lo primero que conseguiremos con la danza es recuperar su autoestima. A cada paso, coreografía o figura que ejecuten la mentalidad del pequeño se tornará positiva y esta concentración tendrá su mejor reflejo en la mejora física.

Opiniones conectadas

María Doval, profesora española de danza clásica, dice que “el pie plano no es un impedimento para llevar a cabo una vida normal, pero puede ocasionar un andar antiestético que puede acomplejar al individuo, la aparición de juanetes, dedos en garra, malestar en las rodillas o padecer dolores en casos de sobrepeso (…) Lo que es altamente recomendable es la práctica de la danza desde edades tempranas para prevenir el pie plano”, complementa.

Por su parte, el bailarín Bayron Torres, ve el esfuerzo de mejorar la condición del pie plano como una oportunidad de enseñar a superar obstáculos en la vida. “Con la danza se tonifican los músculos de piernas y glúteos, se juega con el peso del cuerpo, se tiene que sostener y eso requiere de fuerza y elasticidad. Corrige el pie plano, ya que exige una posición arqueada de los pies. Los niños aprenden la importancia del esfuerzo, la perseverancia y la disciplina”, expresa.

Llevar a nuestros hijos con pie plano a clases de danza es un acierto que se verá a mediano plazo. Serás testigo de su crecimiento y la reducción de sus molestias ya que estará acostumbrado a utilizar sus extremidades con propiedad. ¡Que mejor que ver a los pequeños moverse como lo hace cualquiera de su edad!