¿Cómo afrontar nuestro primer día de clases?

Por: Bruno Cueva / Periodista y escritor

BLOG7

El primer día de clases es tan importante que el 80% o 90% de alumnos lo toman como referencia para las asistencias siguientes. ¿Daré la talla? ¿Estaré al mismo nivel de los demás? ¿Les importará mi apariencia?  Son preguntas que de seguro te harás cuando no tienes la experiencia de compartir enseñanzas con personas que vez por primera vez. ¿Qué debemos hacer para perder este miedo? El Linaje Peruano te damos 7 consejos para combatirlo.


También puedes leer: ¿Falta profesionalizar la danza en nuestro país?

 

7 CONSEJOS

  1. Buscar datos. Debemos conocer a ciencia cierta todos los pormenores del lugar donde vamos a llevar algún curso de danza. Esto nos beneficiará en tener una idea general del ambiente para tenerle más confianza. Entra a la página web y mira todas tus fotos y sobre todo los comentarios que deja la gente.
  2. Una buena matrícula. Seamos conscientes de nuestro nivel. Si sabemos que recién estamos empezando en aprender lo básico, no osemos en intentar lo que a otros les ha costado tanto trabajo, por ejemplo, inscribirnos en una clase que demanda movimientos y tiempos musicales de un nivel avanzado. Esto nos dará más seguridad.
  3. Una impresión amigable. ¿Quieres agradarle a los demás? Las clases no son solo para cumplir tu hora y ya; deben ser también para formar un círculo de amistades que alimente tus expectativas. Para ello cuida mucho tu vocabulario inicial y tu aseo personal. Recuerdo que las personas nos juzgan en primer lugar por como nos vemos.
  4. Decir lo que pensamos. Si creemos que el profesor está siendo muy exigente, estamos en la obligación de advertírselo. La comodidad de esta nueva convivencia debe empezar con toda la comunicación posible.
  5. Puntualidad. Estás invirtiendo dinero para que un profesional te instruya en lo que mejor sabe hacer. Sea cual sea tu objetivo, demuestra respeto a los demás llegando a la hora pactada por el local cultural.
  6. Ropa cómoda. ¿Te imaginas a alguien tomando clases de danza con ropa de oficina? Si no estamos cómodos con nuestro cuerpo, nos vamos a generar distracciones innecesarias. Si ya sabemos a lo que vamos, ¿por qué no pensar en ropa deportiva y zapatillas ligeras? Estamos matando la rutina no reviviéndola.
  7. Tratar de bailar en primera fila. Es cierto que a veces el espacio es pequeño y estamos en la necesidad de retroceder unos cuantos pasos. Irnos hacia adelante demuestra que tenemos las ganas de resaltar y la timidez no nos gana. De todas formas en algún momento de nuestras vidas debemos tomar del cuello a nuestros temores, ¿o no?