Comprobado: El ‘impro’ causa en los niños apego por el arte

Por: Bruno Cueva

Group Of Children Enjoying Drama Class Together

La improvisación es un punto clave para empezar una formación teatral desde pequeña edad. Esta técnica estimula la subjetividad del niño, logrando que explore más su imaginación y empiece a tener un apego especial por el arte escénico. El ‘impro’ es creación; es estar en un mismo escenario y conflicto con los compañeros y saber escapar a las dificultades que puedan surgir de imprevisto.



También puedes leer: ¡Tu niño puede ser un actor este verano!



Para conseguir estos objetivos tenemos como instructor al actor César Gabrielli, cuya presentación se llevará a cabo el día miércoles 3 de enero, al igual que la de todos nuestros instructores.

Les dejamos dos links para mayor información:

Exhibición de profesores: https://www.facebook.com/events/166820960594607/

Conoce a César Gabrielli: https://www.facebook.com/SomosLinajePeruano/videos/1515075785277816/

¿Cómo se llevará a cabo?

Para esto, estudiaremos los 5 elementos fundamentales. Primero, el espacio que nos ayudará a desenvolvernos. Segundo, el vínculo que nos ayudará a engranar con los demás compañeros para que se sientan firmes y cómodos. Tercero, la circunstancia de donde se desprende la trama y el seguimiento que le dan los demás. Cuarto, la emergencia que busca tener fundamentos sin preparación ante cualquier eventualidad. Finalmente, quinto, el estado de ánimo tanto psíquico como físico del alumno.

¿Qué se requiere?

Los valores principales recaen en:

Escuchar: Mantenerse hábil y despierto, sobre todo con el oído activo para entrar en escena en el momento oportuno.

Imaginación: No caer en los mismos tópicos ni en el chiste fácil. Ir viendo otros métodos de diálogo y un estudio permanente de mejora.

Espontaneidad: Preponderante para salir de una situación de riesgo cuando en una pieza teatral nos olvidamos los diálogos o algún hecho marcado.

¿Qué es lo que evitaremos?

1. Que el niño elija siempre el mismo personaje. El arte lo alejará de lo fácil. Hay que enseñarle a cambiar de roles y ser polifacético. Un actor que puede interpretar muchos roles, es un artista completo.

2. Que todo se diga con palabras. A veces un silencio dice algo mejor. En la variedad está el gusto.

3. Que siempre tenga el mismo tono. No podemos mecanizar a un niño. La fuerza y entonación con la que se dicen las cosas deben ser diferentes.

4. Que no haya matices. Evitaremos la monotonía. Para llamar la atención de un niño debemos estudiar primero qué cosas le gusta y con qué se siente cómodo. Poco a poco lo iremos probando cómo reacciona ante entornos distintos, que no ha experimentado antes.

Te invitamos a nuestra escuela de artes escénicas y centro cultural Linaje Peruano para que puedas inscribir a tu niño este verano y descubras el actor que lleva dentro.

¡Los esperamos!