¿En qué está fallando el artista peruano para no trascender?

REDACCIÓN LINAJE PERUANO

Miércoles, 30 de enero de 2018 / 11:27 hr.

¿Te has preguntado por qué los demás países tienen varios artistas de ‘exportación’? El primer punto, es que vivimos inmersos en una idea refrita: creemos que el único modo de sobresalir es el de una clásica carrera universitaria; no tratamos de decir que esté mal, simplemente que el abanico de posibilidades debe ampliarse. ¿Y qué si un grupo de personas deciden expresar sus ideales utilizando el canto, el baile o la pintura como canales? ¿Es justo reprimirlos y dirigirnos a ellos con desprecio?


También puedes leer: ¿El Perú está comprometido con su cultura?


Es un tema que viene arrastrando mucha tierra año a año. Gracias al Mass Media y las redes sociales como facebook, twitter o instagram, podemos darnos el lujo de comparar nuestra realidad que atraviesan nuestros artistas con la de otras partes del globo.

Los honorarios de los actores, cantantes o artistas plásticos mejoran cada año en Europa y Norteamérica porque sus espectáculos son innovadores y buscan marcar un nuevo hito, una nueva forma de explicar los paradigmas sociales; no se plantan en una sola esquina. Lamentablemente, en gran parte de Sudamérica no es así; pero no hagamos más leña del algarrobo y mencionemos de una vez los puntos principales:

Casi nula atención del tema en sectores de educación. Si queremos tener más preocupada por el arte, hay que educarla. Si enseñamos a los ciudadanos del mañana desde niños y les asignamos un plan curricular donde se muestre la historia artística del Perú, podemos soñar con un futuro cercano en el que nuestros jóvenes puedan adoptar esta visión de profesionalismo como algo rutinario, estandarizado. Ellos, quienes serán padres mañana o más tarde, construirán más eslabones para transmitir este conocimiento a sus hijos.

Mala imagen en medios televisivos. Artista es aquel que es capaz de maravillar a alguien con su talento. Con mucha pena, debemos decir que se le llama «artista» a muchas personas que no lo son y esto termina confundiendo a la audiencia y en consecuencia a tener una mala imagen de él: se cree que es bohemio, escandaloso, irrespetuoso, haragán, etc. Si se logra armar una verdadera revolución en la programación, recién estaríamos hablando de un cambio favorable.

¿Cómo un empresario se fijaría en una propuesta nacional en medio de una coyuntura que dista de las buenas costumbres?

Los artistas de cartón. Nadie entrega gratis su talento, no obstante, esto no lo comprenden los artistas de cartón. Son aquellos que no permiten la correcta valoración por parte de los empresarios y agentes que firman importantes contratos. No cobran lo justo, no se hacen respetar, tienen baja autoestima y se menosprecian a sí mismos. Todo debe tener un precio justo.

Todo arte debe tener retribución. ¿Pensarán los empresarios, por culpa de estos inescrupulosos, que el artista se hace de la noche a la mañana? Para trascender no hay que improvisar ni hacer menoscabo de las habilidades. Al contrario, cada día es un aprendizaje nuevo y una oportunidad para que tanto los empresarios como las personas vean que las actividades artísticas tienen peldaños qué saltar, un camino que seguir, objetivos que alcanzar.