¿Es el baile el remedio más potente contra la timidez?

Por: Bruno Cueva / Periodista y escritor

BAILE INTEGRARNOS

Repasemos esta breve historia: «Entras al salón de reuniones y escuchas una música que hace a la gente moverse, menearse, contornearse. Te sientes un extraño en ese mundillo. Pésimo el momento donde le dijiste que sí irías a tus buenos amigos; sabes que te comprometen a acompañarlos y los conoces tan bien que para evitar resentimientos cediste a sus caprichos. “Me divertiré, pues”, pareces decirte. Recuerdas que no tienes la herramienta principal para agradarle a todos: el baile. Los invitados son como unas manecillas de reloj que siempre van un zarpazo más adelante que tú. No puedes comprenderlos. Pasan los minutos y te rindes a irte a un rincón para sacar un aparato de tu bolsillo que te acompañará a estar solo toda la noche, sin alicientes». ¿A muchos les ha pasado eso, verdad? Por esta razón, te explicaremos hoy que no debes tener miedo a la integración.

Seguro que te gusta: “¿Es el baile el mejor aliado contra el estrés juvenil?”.


¿Cómo integrarnos?

Practicando y con fuerza de voluntad. La vergüenza es algo que se debe perder en un baile social si es que queremos captar la atención de la gente. Para alcanzar este objetivo lo mejor será matricularnos en un curso que nos ayude a superar nuestros problemas de adaptación con las masas. Una vez cumplido este paso, conozcamos nuevas personas dentro y fuera de nuestro lugar de estudios. Para sacar a bailar un chico o una chica no es necesario saber su nombre. Simplemente el truco está en armarse de valor y perder el miedo al rechazo. Total, ¿algunas veces no rechazarán, no? ¿A quién no le ha pasado semejante ofensa?

Ahora trata de integrarte con movimientos más que con palabras. Las personas llegan a conocerse mucho por la forma en la que bailan, así sean completos desconocidos en el instante previo al «¿bailas conmigo?» o al «Soy amigo de Juan, vamos a bailar». No te sientas reticente, pon a prueba lo que aprendiste en el curso y demuéstrales a todos ese nuevo espíritu que brota dentro de ti.

¿La exigencia es alta?

Nadie te pide que bailar como profesional o que sepas todas las transiciones y adornos de un día para otro. Es un ejercicio de largo aliento donde tú eres el capitán. Obviamente, habrá personas que sabrán más pasos que tú, pero recuerda que tu meta es integrarte al grupo, no demostrar que sabes menearte mejor que ellos.

Para una mayor comodidad, el nivel de exigencia lo regulas tú mismo. Es importante, así mismo, que te rodees de personas que canalicen tus energías positivas. De nada te va a servir que te acompañen ojos ajenos que se burlen de tus intentos primarios. Al principio apóyate en alguien que no tenga esas características. Ya verás que con la experiencia, serás tú quien tome todas las decisiones de a dónde ir, con quiénes divertirte y qué canciones bailar.

 Infórmate sobre nuestros horarios y actividades en: www.linajeperuano.com

Teléfono: 2643452

Dirección : Av. El Ejército 1059 – Magdalena del mar.