Estereotipos de género: “Si es niño, no es para él”

Por: Bruno Cueva / Periodista y escritor

ESTEREOTIPOS

 

¿El hombre debe ser fuerte y la mujer delicada? Los roles de género, cuyas reglas no escritas sugieren que el hombre debe ser el sustento económico de la familia y la mujer debe quedarse en la casa a hacer las labores domésticas han ido cambiando paulatinamente aunque en muchos sectores del mundo este pensamiento no esté totalmente desarraigado.


Te recomendamos leer: ¿Cómo hacer para que un artista sea más valorado en el Perú?


Es por estos roles de género que se infiere inconscientemente que las actividades de baile y danza son por completo de mujeres y los hombres que optan por desarrollar estas actividades son estigmatizados y calificados como afeminados u homosexuales; sin embargo, nuestra experiencia como docentes nos demuestran lo contrario: estas tendencias no responden al desarrollo de una actividad especial. En otras palabras, tu sexualidad no depende de tu puesto de trabajo o ambiente laboral.

La influencia de los padres

Los padres son los primeros maestros y una voz de autoridad inconfundible para los niños. En casos específicos, mediante ejemplos, crean círculos muy divididos: lo que la sociedad califica como honorable y lo que no. Al copiar esta personalidad desde casa, se crea a su vez una contradicción todavía mayor al establecerle el conocimiento de que el ser masculino debe rechazar la danza por responder a patrones femeninos, delicados, polifacéticos.

En este sentido, los jefes de familia deben estar mejor informados y leer mucho sobre esta controversia, ya que sus palabras son tomadas como leyes por los más pequeños del hogar. Ellos solo deben guiarlos, mas no maniatarlos ni incentivarlos a tener cierto recelo por algunas actividades que en su mayoría son ejecutadas por mujeres. Los hijos no son propiedad, sino una responsabilidad que termina cuando ellos ya tomaron una decisión inapelable.

Nuestra educación para el arte

Es hora que las escuelas públicas y privadas pongan su granito de arena y nos ayuden a vencer este prejuicio. Hay muchos niños que deciden estudiar ballet, salsa, hip hop, danza autóctona, etc y se desanima al poco tiempo al ser atacados psicológicamente. Cada uno es dueño de su sueño y si nuestro hijo varón decide dedicarse a la danza, es momento de conversarlo y llevarlo por el camino de la felicidad.