¿Existe una jerarquía de culturas? Una breve reflexión

REDACCIÓN LINAJE PERUANO

Viernes, 9 de noviembre de 2018 /  09:00 h.


Créditos: yumek.org.ar

Que aquella cultura es más grandilocuente que la otra, que esta expresión costumbrista posee más brillo y está a un nivel superlativo; todas estas frases son repeticiones carentes de cuerpo y sustancia, que esconden un sentimiento reprimido, visceral y estereotipado con respecto a las comunidades ancestrales, tan afectadas por ser relegadas siempre a un segundo plano, a esa jerarquía inestable de fuertes y débiles. ¿Existen culturas que sean simplemente mejor que las otras? ¿Se trata de una competencia?


También puedes leer: La cultura puneña, un legado de infinito valor


Frente a la constatación de que en todos los países del mundo cohabitan pueblos de diversas culturas, la interculturalidad deja de ser una opción para ser una exigencia; sin embargo, la realidad dista de esta premisa mayor.

El menosprecio empieza en el uso del término ‘civilizado’, el cual excluye a todo lo que tenga que ver con lo indígena, autóctono, nativo o aborigen. Parte de la culpa o el sesgo recae en los pueblos occidentales, reclamantes de autonomía y conocimientos científicos. El problema no es el vocablo, sino la connotación despectiva; decir tan solo en un puñado de palabras que lo salvaje es el estrato y lo urbano, la cumbre.

De hecho, otro punto a analizar es cuando sientan las bases del idioma español a modo de acceso a la evolución, violando así los derechos humanos. No solo es el caso del idioma, podemos poner también en tela de juicio la intromisión del Estado en decisiones que pueden entrar en conflicto con los intereses de los pueblos indígenas.

Afortunadamente, el Ministerio de Cultura y la Defensoría del Pueblo velan por la Consulta Previa; en ella los pueblos reciben de forma didáctica la propuesta y toman una decisión concienzuda.

Relaciones entre las culturas 

En la epoca precolonial, los incas respetaban las creencias de otros pueblos anexos; esto se corrompio con la colonización española y mucho más adelante con la implementación de extracción de recursos naturales en la Constitución del 93 (De Alberto Fujimori), sin una consulta previa.

Hemos desarrollado, en plena modernidad, conceptos preconcebidos como llamar ‘idioma’ al castellano y ‘dialecto’ a todo aquel que no lo practique (nótese la jerarquía). La ciencia occidental/citadina es entendida como conocimiento, no podemos negarlo; en paralelo, los métodos indígenas producen creencias, mitos, leyendas o cualquier sentido de desfase o anacronía. Asimismo, diferenciamos médicos (costeños) de curanderos (amazónicos) o meteorólogos (estudiosos) de astrólogos andinos (charlatanes, embaucadores).

Ahora nos queda claro este mapa mental que nos han esbozado a la fuerza. Por nuestra parte, abramos los ojos y observemos que los pueblos de segundo orden pasaron al olvido: todos somos igual de importantes, hoy, mañana, siempre.

Deja un comentario