¿Hay formas de saber si mi instructor tiene la calidad necesaria?

REDACCIÓN LINAJE PERUANO

Viernes, 6 de julio de 2018 / 11:59 hr.


En este 6 de julio, el Día del maestro, queremos otorgarte una serie de pasos para que sepas elegir a un profesor de danza. Recordamos que, inclusive, conocer a fondo al profesional que guiará nuestro desarrollo artístico, puede ser el factor clave para decidir si dedicarnos a la danza de lleno o pensar seriamente en enfocarnos con miras a otras labores. Por tal disyuntiva, nuestro Centro Cultural te trae los mejores consejos para saber elegir a esa persona que te nutrirá de técnica y datos con su experiencia.

Anímate a leer: ¿Podemos hacer que el artista peruano ocupe la importancia que se merece?


¿Cómo me doy cuenta si mi instructor es bueno?

En primera instancia, un buen instructor de baile está en todos momentos preocupado por tu evolución y avance paulatino. ¿Cómo puedo estar seguro? El profesor nos preguntará si estamos cómodos con la secuencia de pasos y, mediante una cartilla de evaluación, irá inspeccionando si cumples tus objetivos: bajar de peso, ser campeón, pasar el tiempo como hobby o moldear tu figura.

Una vez te hayas fijado que tu futuro profesor seguirá tus objetivos, pide más opiniones de él -a la salida de clase- de los alumnos que ya conforman su grupo. Una cuestión muy interesante que debes averiguar es si sus pupilos han subido de nivel o se han estancado. Un baile por niveles necesariamente divide a las personas en diferentes salones. Si ves que la mezcla de capital humano es homogénea, entonces, es una buena señal. Los comentarios de los demás pesarán en tu elección final. Debes informarte a través de una especie de encuesta oral si estos comentarios son moneda común en la mayoría.

Probar tu comodidad

Una opción puede ser probar una clase gratis en las instalaciones. Explorar la comodidad que puedes tener con tu potencial instructor es un factor clave que no debe ser desdeñado. ¿Cómo podrás explotar tu creatividad y ganas de aprender si no haces desde el primer momento algo que luzca habitual? En esta clase sabrás si el profesor te ofrece su ayuda, te conversa, se preocupa por tus posturas y está abierto a cualquier pregunta o crítica que puedas ofrecer. Caso contrario cuando te sientes aburrido, te ponen el reto muy difícil o fuera de tu nivel de competencia.

Preguntar mucho

Acércate a tu instructor y comunícate con él como si lo conocieras de antes, claro, sin pasarte de la confianza. Pregúntale sobre la historia de la danza y personajes principales que influyeron en ella, su trayectoria como bailarín, dónde estudió, el período que lleva en la escuela, los premios que ha ganado, sus aspiraciones, etc. Luego, antes de entrar a la clase, puedes identificar su metodología. Sé muy observador con la realidad que rodea el entorno. De esta forma, sacarás conclusiones si lo que cuenta es verdad o en su defecto, aprendió a bailar por vía empírica, situación que no es muy recomendable porque no se capta la pericia requerida, como en todo arte.

Un buen instructor responderá siempre con firmeza y una sonrisa en el rostro, pues no tiene nada que temer, ya que sus estudios lo avalan y llenan todos los vacíos que se puedan presentar. Si se pone nervioso, toma en cuenta su personalidad, semana a semana. Puede que la ansiedad sea propia del día a día (es decir, parte de su comportamiento estándar, aunque no es lo ideal, vale decir); la otra opción flota en la posibilidad que en determinadas ocasiones dude de su discurso teórico, al no tener la preparación suficiente. En esa sentido, no sabrá manejar grupos grandes correctamente y la evolución buscada por el alumno despojará sus esperanzas.