La enseñanza del folclore al fin será obligatoria en los colegios

Por: Bruno Cueva / Periodista y escritor

PERU DANZAS 2

La idea germinó un poco tarde. Como ya estamos enterados, la comisión de Educación del Congreso de la República aprobó por unanimidad difundir el folclore en los colegios y en todos sus niveles. El problema es que se ha perdido tiempo valioso para anticiparnos a la pérdida de cultura e identidad en nuestro país. Si antes era una maratón difícil concienciar a los altos mandos, maestros, auxiliares, directores de cambiar su plan curricular y salir de ese status quo, ahora será el doble de complicado, aunque nunca imposible.

Te invitamos a leer: La necesidad de que conozcan nuestras danzas en el exterior


El trabajo es grande; la misión: que no quede grande. Primero debemos moldear la mente de los menores mediante metodologías proporcionadas por el Estado. Pero estas métodos de enseñanza deben ser moderados con un plan de acción y no como parte de un azar demagógico para que ciertas bancadas ganen popularidad. En otras palabras, una vez el proyecto de ley sea debatido y aprobado (así lo esperamos), es responsabilidad del Ministerio de Educación elaborar un plan de acción piloto con evaluaciones mensuales para edificar un plan mayor nacional y estandarizado con base en las conclusiones.

Como punto de partida, se debe explicar que el concepto de ‘folclore’ es muy amplio. Podemos dividir este vocablo en: expresiones, música típica, la artesanía, literatura coyuntural, danzas -carnavalescas, ceremoniales, de salón, religiosas, agrícolas, etc.-, costumbres, creencias, celebraciones y todo lo que constituya la identidad de un pueblo. A su vez, las partes de este conjunto pueden ser subdivididas. Si mencionamos a las danzas de veneración o ceremoniales, tenemos a todo el misticismo del Inti Raymi en junio, la fiesta de la Virgen de la Candelaria en Puno celebrada en febrero, entre otras conmemoraciones destinadas a construir un puente para comunicarnos con la metafísica.

Y si de danza hablamos, es trabajo arduo del Gobierno mostrar una gran parrilla para romper con los moldes preestablecidos de practicar siempre las mismas danzas y que los alumnos demuestren incomodidad, aburrimiento, sopor. Es decir, tener diversas alternativas diferentes a las clásicas como por ejemplo la huaconada, la Polca peruana, el Wititi, etc. Así es como el niño sentirá la necesidad de seguir explorando e indagando sobre nuestra historia.

El siguiente paso es que este plan sea sostenible. El convencimiento de tener una cultura de cambio debe provenir de una pirámide invertida desde los adultos, pasando por los jóvenes hasta los niños. Los resultados se verán cuando estos niños crezcan en una realidad diferente, con ideas sobre nuestra identificación claras y una buena capacitación a los docentes. Solo así podremos vernos al espejo y decir: ¡Yo ya conozco mi linaje peruano!


Llámanos: 2643452 / Whatsapp: 982363920

Visítanos: Av. del Ejército 1059 – Magdalena del mar

Escríbenos: informes@linajeperuano.com