La literatura y la danza: juntemos ambas pasiones

Por: Bruno Cueva / Periodista y escritor

blogg

La relación entre la danza y la literatura se toca muy poco, como si se tratase de un tabú del cual los especialistas o las personas de a pie están prohibidos discutir. Si reflexionamos un tanto, podemos dar la hipótesis que todas las artes -pintura, cine, música, escultura, etc.- están concatenadas -una suerte de cadena de eventos y esquemas- y la realidad de una depende de la otra: partiendo de ese enunciado central, podemos afirmar, en este caso particular, que la danza pertenece a la literatura, entre otras cosas, por ser crítica, tener movimiento, ser estructura creada y aparecer como una expresión costumbrista.

También puedes leer: ¿Cómo saber si mi instructor es de nivel?


Un proceso de creación

La danza y la escritura parten de una idea base que irá tomando morfología, como la estructura primaria de una edificación al ir colocando el concreto en los espacios indicados y justos. La llamada ‘justeza’ se refiere al primer boceto de un libro o una poesía cuya preposición principal se muestra a la luz como una introducción que llama al lector a profundizar o a organizar una coreografía que, por su grandilocuencia, engancha al espectador con el correr de su desenvolvimiento.

El movimiento de la mano responsable de una creación literaria corresponde a un baile cadencioso o cambio de ritmos que se dispersan en un documento u hoja de papel y la tinta derrama toda la vivencia que el autor quiere dar a conocer. En el terreno dancístico, un movimiento de caderas, extremidades o cuello es un grito de un espíritu que busca desenmarañar sus secretos en una pista. La letra y el movimiento, basados en este análisis lacónico, son consecuencias de una sola fuente general de inspiración: ¿Puede crearse un texto sin la armonía de una danza?, ¿Cabe la idea de que la danza no pueda ser estudiada mediante una tesis, ensayo o método científico y sus resultados no sean guardados en grafías para la posteridad?

Referencias de la danza en la literatura

Existen innumerables referencias de la danza en la literatura; sin embargo, estas menciones son llevadas con diferentes conceptos. Por ejemplo, en uno de los cuentos de ficción gótica más conocidos de Edgar Allan Poe, podemos mencionar ‘La máscara de la muerte roja’. En este relato breve del ‘cuervo de Baltimore’, recordemos que el príncipe Próspero organiza un baile con otros 1000 nobles en diferentes cámaras para olvidarse de la peste en contexto.

Una segunda mención puede recaer en Wolfgang von Goethe con su novela ‘las desventuras del joven Werther’ y la contrandanza, un baile de origen inglés en parejas y con sentido coreográfico. La tercera: ‘La serpiente emplumada’ de D. H. Lawrence donde su protagonista, Kate Leslie, ve la danza de Quetzalcóatl, deidad principal de mesoamérica. En la página 356, cito: ‘Por la tarde hubo una gran danza por la bienvenida de Quetzalcóatl. Kate solo pudo ver parte de ella, frente a la iglesia. Los tambores latieron vigorosamente todo el tiempo, la danza se movía sinuosa, hacia las orillas del agua(…) Celebraron una fiesta en la isla y aprendieron la danza de bienvenida de Quetzalcóatl, que bailarían todos los años en este día’.

Libros de danza que no deben faltar en tu biblioteca

1502388598

Danza. Acondicionamiento físico.

Eric Franklin 

páginas: 256
nº edición: 1
fecha edición: 16/01/2017

Resistencia, fuerza y flexibilidad son los atributos que nos expondrá el bailarín y coreógrafo. La conexión mente-cuerpo, los giros, saltos y aberturas completarán la enseñanza.


 

tecnica-de-la-danza-anatomia-y-prevencion-de-lesiones

Técnica de la danza. Anatomía y prevención de lesiones.

Justin Howse

páginas: 256
nº edición: 2
fecha edición: 13/09/2011

Los temas que se tratan en este volumen son: salud de articulaciones, hipermovilidad, control de dolor y técnicas de estiramiento.


entreactos_ibisalbizu

Entreactos. Ensayos de filosofía y danza

Ibis Albizu

páginas: 202
nº edición: 1
fecha edición: 2017

Este libro de ensayos grafica las pinceladas que puede marcar la danza en distintos ámbitos. Resaltan: ‘La masculinidad del ballet’, ‘Escritura en danza’ y ‘Técnica y expresión’.