¿Quieres cuidar bien tus pies? Debes leer esto…

Por: Bruno Cueva / Jefe de Prensa en Linaje Peruano

pies de baile

Los fanáticos del baile saben que cuidar su salud es importante para desenvolverse bien en todo momento y a eso apunta este post. Un problema recurrente es el maltrato que sufren nuestros pies al esforzarnos demasiado en complacer al público. Por ello, Linaje Peruano te ofrece consejos para mantenerte en forma y cuidar tus herramientas principales del oficio.

La mayoría de obstáculos que surgen son por el sobre esfuerzo que hacemos al friccionar nuestras extremidades con el piso o por la incomodidad de los zapatos. No hay que olvidar que una buena higiene también es importante para que estas imperfecciones desaparezcan poco a poco. Aprendamos a respetar nuestros pies. Recordemos también que hay métodos específicos para cada mal. A continuación los problemas más frecuentes:

a) Los uñeros.- Los uñeros se distinguen a simple vista en nuestras zonas enrojecidas de las uñas de los pies. Su causa se debe al crecimiento excesivo de la uña y al exceso de sudoración. Para combatirlos debemos evitar el calzado apretado, es decir, debe ser un zapato de una talla mayor a nuestro estándar . Si es que ya los tenemos, podemos hacernos un tratamiento en base a clara de huevo o remedios antifúngicos. No olvidar hidratar la piel con cremas con vitamina E o aceites vegetales.

b) Las ampollas.- Son bolsas acuosas comunes y de vida efímera, pero que pueden convertirse en una pesadilla si no las tratas bien. Es recomendable no reventarlas si no quieres tener una infección a corto plazo, y menos aún si es que no lo intentas con una aguja esterilizada. También te recomendamos lavarte las heridas con agua caliente (lo más caliente que aguantes) y sal, esto ayudará a que la(s) ampolla(s) se sequen y se curen de forma natural. No intentes ponerte zapatos mientras las tengas, si vuelves a encerrar a tus pies, no tendrán ventilación y el problema podría expandirse.

c) Los juanetes.- Es el agrandamiento de la articulación del dedo gordo, lo que ocasiona que se doble sobre los otros, creando un hueso saltado. ¿Qué podemos hacer? Podemos aplicar hielo en la zona inflamada. Evitemos usar tacos. Colocar vendas para evitar que el hueso de descoloque. Si el dolor o la incomodidad es insoportable, podemos optar por una intervención quirúrgica con previa revisión del podiatra.

Podemos optar también por la fisioterapia, para aliviar la inflamación y el dolor localizado. Las terapias de ultrasonido son comunes para enfrentar estos males.