Retablo Ayacuchano

Escribe: Maheva Bardales, Linajera de Corazón

Nos remontamos a la época colonial para darle origen al retablo ayacuchano, con las llamadas “Cajas de San Marcos”. Los sacerdotes españoles llevaban en sus viajes estas cajas articuladas, con imágenes de distintos santos de la religión católica, con el fin de evangelizar a todos los pueblos de la sierra de nuestro país.

En 1940, estas fueron la inspiración para nuestros artesanos y así crear nuestro lindo retablo ayacuchano el cual busca contar una historia.

Los retablos representan escenas temáticas que destacan las danzas tradicionales y fiestas, motivos religiosos, vistas rurales, labores agrícolas, entre otros.

Para poder narrar la historia de forma adecuada, los retablistas ayacuchanos trabajan sus obras mucha paciencia, pasión y detalle preservando sus técnicas artesanales a través del tiempo y pasándolas de generación en generación.

El retablo ayacuchano ha sido declarado Patrimonio Cultural de la Nación y representa una de las mayores expresiones de cultura y religioso en nuestro país.